"Estoy en contra de lo que hicieron, deberían pedirle disculpas como gobierno"

Paola Cordero dialogó con Rubén Dusac habló del Acto de Malvinas y expresó "la cultura que se está viviendo cambia todo el tiempo"
17554384_1490998444278878_5553854374605966935_n
"Estoy en contra de lo que hicieron, deberían pedirle disculpas como gobierno"

Paola Cordero tiene 33 años, trabaja en un Laboratorio de Análisis Clínicos. Es radióloga, y sigue estudiando. Asistió el domingo a la mañana al acto oficial que se realizó por el Día de los Veteranos y caída de Malvinas. También hizo la vigilia con los veteranos del centro de combatientes.

Pertenece a la Asociación de familiares y veteranos de Malvinas.  Ella votó el Cambio, le tocaron la puerta Sergio Roses y Sebastián Abella pero no recibió la respuesta que quería. En su momento comentó que los atendió Pedro Orquijil. “Mi interés es el apoyo a Malvinas y a los veteranos. Me interesa la unión por ellos porque necesitan cosas, aunque no parezca ni se diga”.

“La gente votó un cambio y eso es lo que yo le recrimino a Sebas, tanto a él como a Sergio Roses”. Ella cuenta detalles como que para el año pasado le pidió una medalla, un libro como recuerdo y siente que hubo discriminación por parte de estos años. "Estoy en contra de lo que hicieron, deberían pedirle disculpas como gobierno".

“Hace muchos años la cultura del trabajo, del respeto está perdida”. Cuenta detalles del domingo a la mañana, mucha gente conmovida “arrancó nueve y media, de 34 ex combatientes había diez, yo hice un video introductorio, se cantó el himno. Pero me sorprendió Sebastián, “manda un coach alguien que te enseñe a hablar”, expresó contundente Cordero.

“Son 35 años y me parece una burla- no se lo merecen, no pedimos nada. Cuenta que a su papá Gastón lo vi pasar por muchas situaciones “Vi sueños, pesadillas, vi pasar cosas difícil pesadillas, trastornos de ansiedad. Lo veo con la desilusión de que perdieron. Yo hubiese preferido morir y no haberme venido sin la guerra ganada. Los ex combatientes no tienen un promedio de vida muy alto. Tienen un stress post traumático muy grande. Apunto a que no le den cosas económicas, sino manos al corazón, manos al alma”.