El ADN hallado en el cuerpo de Anahí coincide con el del detenido Marcelo Villalba

El ADN encontrado en el cuerpo de Anahí Benítez, la joven que apareció asesinada el pasado 4 de agosto en la localidad bonaerense de Llavallol, pertenece a Marcelo Villalba, detenido por el caso tras regalarle a su hijo el celular de la víctima.
anhi

Según informaron fuentes judiciales a NA, el resultado del cotejo que se obtuvo del hisopado del cuerpo de la víctima con la muestra de sangre extraída a Villalba, dio positivo, por lo que el acusado quedó imputado por el abuso sexual de la joven. 

Villalba fue detenido cuando los investigadores encontraron en poder de su hijo el celular de la joven asesinada y este dijera que se lo había regalado su padre. 

Esta semana se conoció que los estudios de laboratorio complementarios a la autopsia determinaron que la joven fue abusada sexualmente y los investigadores sospechan que en el hecho habría participado más de una persona.

Por tal motivo, los investigadores pidieron el cotejo de ADN con el semen obtenido del hisopado realizado en el cuerpo de la víctima para determinar si Villalba o Marco Bazán, los dos detenidos por el crimen, estuvieron involucrados en el ataque sexual, y este miércoles se obtuvo uno de los resultados, que vincula directamente con la violación a Villalba.

El padre del adolescente que tenía el celular de Anahí declaró la semana pasada ante las fiscales del caso, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, y ratificó la versión inicial que le había dado a la policía.

Ante las fiscales, el hombre insistió en que encontró el teléfono en el terreno lindero a su casa y que se lo regaló a su hijo. 

Además, Villalba contó que un hermano suyo lo desbloqueó y que cuando lo encontró no relacionó que se podía tratar del teléfono de Anahí. 

En tanto, el último lunes Bazán amplió su declaración y su abogado Lucio de la Rosa contó ante la prensa que la fiscalía "reformuló la descripción del hecho y le sumó una persona más, a determinar su identidad".

"Dijo que Bazán, junto con otro individuo, ocasionaron este resultado de muerte. Habla de una imputación de abuso sexual con acceso carnal", contó el letrado, y agregó¨: "No se le imputó a mi asistido, pero sí se le sumó una descripción del hecho. Hasta no tener los cotejos de ADN no se lo puede imputar".

Ahora la justicia espera los resultados de los otros cotejos de ADN realizados con las muestras de sangre extraídas a Bazán y al profesor de matemáticas, Francisco Leonardo Agostino, quien había sido el primer detenido pero que fue liberado por falta de pruebas.